viernes , septiembre 17 2021

Columna XXI – León Cuevas – Redadas Nocturnas

La silla

León Cuevas

Redadas Nocturnas

Desde el primer día que trabajé en el Café Virginia, me llamaba la atención algo: nadie quería tomar el asiento de una mesa ubicada sobre cierta esquina. Todos los clientes se abstenían a posicionarse justo ahí, aunque el café estuviera lleno, preferían esperarse a la desocupación de otro lugar para consumir.

–El problema no es la mesa señorita Aranza –dijo mi jefe –. El problema es la esquina.

–¿Por qué no simplemente quitan los muebles? –Pregunté

–Porque incluso el acercarse ahí provoca repulsión, si observas la plataforma se haya tan polvosa como fotografía de un pueblo abandonado, tal imagen proyectada habla por sí misma, es similar a un escalofrío compuesto por Mussorgsky.

–Puedo comprobar lo contrario y sentarme allí sin que me pase nada.

–Es inútil, todo aquel arriesgado jamás se levanta igual.

Acto seguido a la conversación y pese a las advertencias, esperé una noche posterior a atender al último consumidor. Afronté tal desdichada esquina, cada palabra de mi jefe resonaba en mi cabeza como notas tenebrosas e iban en crecento conforme me acercaba al perímetro maldito.

Ahora termino de contar este relato mientras lobos aúllan desde mí azotea, o eso me hacen creer, amarrada a esta silla. Ya nadie me llama Aranza, me convencen de ser sólo un helado “26679”. Sentada y obligada a entenderlo, no levanto la cabeza, es innecesario quitar el cabello que cubre mí cara, no deseo ver sólo cuatro por cuatro blanco, nada como aposentarme en aquella maldita área y una vez más, sobre las olas de mis dudas.

Te recomendamos

Ya no existe el documento de no reelección que firmó AMLO: Presidencia.

Luego de que el INAI se lo solicitara, Presidencia dijo que no existe el documento …